4 de febrero de 2020  • 09:14

El juez federal Claudio Bonadio y la vicepresidenta Cristina Kirchner tuvieron una relación tensa en los últimos en los últimos años.
Desde cruces y enfrentamientos mediáticos por medidas judiciales que adoptó el magistrado, como la serie de allanamientos ordenados en las oficinas de Máximo Kirchner, hijo de la expresidenta; hasta la causa de los cuadernos de las coimas, la investigación de LA NACION a partir de las anotaciones del chofer Oscar Centeno, que llevaba al número dos del exministro Julio De Vido a retirar dinero proveniente de la corrupción.

Bonadio, quien falleció esta mañana, encabezaba la mayoría de las causas en contra de la exmandataria y de hecho había pedido su prisión preventiva, que nunca entró en vigor a causas de los fueros que posee, primero como senadora y ahora como vicepresidenta.

En medio de este vínculo complicado, hubo un episodio que se destacó entre los demás.
En agosto de 2015, Cristina Kirchner, entonces presidenta, dijo en medio de una cadena nacional: 'No le tengo miedo a ningún juez pistolero, mafioso, o extorsionador'.

Los comentarios de la exmandataria hacían alusión al episodio protagonizado por el juez en 2001, quien mató a dos delincuentes en un tiroteo durante un intento de robo.
Entonces, Bonadio no se quedó callado y le contestó a través de los medios: 'Me llaman juez pistolero y fue en defensa propia y de terceros, a mi amigo le habían disparado en la espalda'.

Luego, en esa misma entrevista, el magistrado exhortó a la exjefa de Estado a formalizar una denuncia contra él y explicar en qué la extorsionó.
'Ella es una funcionaria pública y debería decir en qué la extorsioné y qué le pedí, y lo debería denunciar porque es un delito', dijo.

Fuente: La Nación >> lea el artículo original