El paraje natural de El Torcal de Antequera, en la provincia de Málaga, tiene las condiciones perfectas para disfrutar de la lluvia de estrellas que llena el cielo de chispazos en las noches alrededor del 12 de agosto. A 1.300 metros de altura, la contaminación lumínica es mínima, las formaciones rocosas que lo conforman crean un ambiente especial y desde su observatorio astronómico se organizan actividades para toda la familia con grupos de 200 personas. El éxito ha sido tan rotundo que junto a las perseidas llega otra lluvia, esta vez en forma de coches. Sus conductores los aparcan en cualquier sitio, la fila de vehículos se extiende varios kilómetros “y todo se colapsa”, como explica el gerente del centro de visitantes, Jorge Alegre. “Y con tanta gente es un jaleo, la experiencia pierde fuelle y, además, es perjudicial para el espacio natural, que tiene sus límites”, subraya.

La noche del pasado sábado fue un buen ejemplo. A pesar de no haber ninguna actividad programada, el medio centenar de plazas de aparcamiento junto al edificio que da acceso al espacio se llenaron pronto, hubo coches aparcados en los bordes de la estrecha carretera de acceso y el tráfico se complicó. Y, como en años anteriores ha habido problemas mayores con la masiva afluencia de turistas, el espacio ha prohibido este año la llegada en coche. Ayer mismo se bajó la barrera que impide acceder en vehículos a motor. A cambio, los responsables del paraje han puesto a disposición del público un autobús lanzadera que, desde el parking existente a casi cuatro kilómetros del paraje (con un centenar de plazas), sube y baja constantemente desde las ocho de la tarde a las dos de la madrugada. “La regulación era necesaria, porque de otra manera se atascaba todo. Y hay que recordar que esto es un espacio natural”, cuenta Francisco Gálvez, director del Observatorio Astronómico de El Torcal de Antequera y del Aula del Cielo.

“La regulación era necesaria. Hay que recordar que esto es un espacio natural', afirma el director del observatorio astronómico

Fuente: El País >> lea el artículo original