El 13 es un número al que se le atribuyen propiedades extraordinarias.
¡No siempre negativas! Era benéfico en los cultos paganos y estaba asociado a los círculos de brujas, hasta que llegó el cristianismo.
Las 13 lunas del año son el arraigo femenino y matriarcal de esta cifra, que luego fue demonizada al punto de quitar los pisos número 13 de los edificios (Estados Unidos) y fabricar el famoso refrán 'no te cases ni te embarques'. 

La astróloga Patricia Kesselman relata lo siguiente: 'La razón por la cual el número 13 goza de tan mala fama la podemos encontrar ya en la Biblia: el fin del mundo comienza por el capítulo 13 del Apocalipsis.
En la última Cena había 13 comensales (12 apóstoles y Jesús) y el resultado fue una traición, una tragedia.
En confines totalmente distantes, en Escandinavia, también existe una tradición parecida: según la antigua mitología, el dios Baldur fue muerto de un flechazo mientras los 12 grandes Dioses se hallaban sentados a la mesa.'

Mirá también
Mirá también

Horóscopo semanal: predicciones del 12 al 18 de agosto para todos los signos

Newsletters Clarín

Entremujeres | El horóscopo semanal, moda, bienestar, pareja, género y todo lo que te interesa

Todos los miércoles.

Recibir newsletter

Como contrapartida, el número 12 y su síntesis, el 3, fueron asociados con milagros, perfección y la Santa Trinidad. 

Sin embargo, el desprestigiado 13 también juega un papel importante como número mágico en ciertos círculos y no siempre trae desgracias.

'Para la religión judía es un día propicio.
Por orden de Eliezar el rabino, los judíos ayunaron 13 días y lograron superar una grave sequía pues llovió.
Había 13 cuernos en el templo, 13 mesas y 13 eran las reverencias que se llevaban a cabo durante el servicio religioso', agrega Kesselman.
'En la Biblia, para Ismael, el sucesor terrenal de Abraham la circuncisión cae en el año decimotercero, cuándo el doce del tiempo ha pasado ya, cuando el “trece”, la palabra “uno” ha llegado, como el Bar- Mitzva (significa sujeto a los preceptos) que implica que una persona que alcanza esta edad ya no es considerada por la ley judía como un menor, sino como un adulto.'

En las tradiciones ocultistas clásicas, tanto el número 11 como el 13 son maestros y mágicos, y cuando se hace un mal uso de su poder, pueden ocurrir desastres.
Desde la numerología, el 13 está asociado a cambios, transformaciones y renacimientos. 

Mirá también
Mirá también

¿Qué es una revolución solar? El clima energético del año

Otros simbolismos y mitos

- Algunas corrientes de ocultismo y brujería le dan mucha importancia a los dioses que rigen cada día de la semana.
En este caso Marte es el dios de la guerra, y rige los días martes.
La agresividad, la reactividad y los accidentes son convocados por esta energía 'marciana' (que también se puede trabajar en rituales, de manera positiva).

- Se cree que la caída de la Torre de Babel, de mucha importancia para la cultura occidental, ocurrió un día martes 13.

Mirá también
Mirá también

Horóscopo para agosto 2019: el mes para sentir y vibrar en la sintonía del corazón

- El 13 es el arcano La Muerte en el Tarot, muchas veces llamado 'el arcano sin nombre'.
Cada vez que en una tirada se presenta, atemoriza con la guadaña, la calavera y los huesos de su figura.
En realidad augura para quienes consultan, tiempos de cambios y de transformaciones muy profundas que implican 'una muerte de lo anterior'.

- En el calendario lunar anual, en el último mes, el 13avo es cuando se produce la muerte del sol, el solsticio de invierno.
En culturas que defienden la idea de un proceso cíclico de vida en el que continuamente se nace y se muere, no supone ningún problema que el sol muera, pues en los días subsiguientes volverá a renacer.
Sin embargo, en las culturas patriarcales, en las que se tiene un concepto lineal del tiempo, defendiendo la idea de que existen un principio y un final definitivo, ese final puede vivirse con miedo. 

Mirá también
Mirá también

Año Nuevo Maya 2019: cómo son las energías del ciclo que comienza

Mirá también
Mirá también

Astrología kármica: el debe y haber del destino reflejado en la carta natal

Mirá también
Mirá también

Wu wei: en qué consiste el arte taoísta de la “no acción”

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original