Las nuevas cárceles ubicadas en Luján de Cuyo avanzan a buen ritmo, tras un informe que brindó el Gobierno provincial. Entre ellas, el Centro Federal Penitenciario es el más próximo a finalizar con las obras.

 

Los avances

Alma Fuerte II, que se ubica a 300 metros al este de Almafuerte I, en Luján de Cuyo, tendrá cinco pabellones: dos de baja seguridad, dos de mediana y uno de máxima. Además, instalaciones administrativas y de servicios para alojar hasta 1.300 internos, en una superficie cubierta total de 30.700 m2. Tiene un porcentaje de avance del 47%.

Por otro lado, el Centro Federal Penitenciario está destinado a procesados y condenados por la Justicia Federal con asiento en Mendoza. El diseño de la obra tiene en cuenta el concepto de cárcel como un lugar de reinserción social y no de reclusión. De esta manera, se tienen previstos sectores destinados a la educación y al trabajo, y sectores diferenciados para procesados y condenados. La obra alcanzó el 83% de su ejecución.

En los 32.000 metros cuadrados de superficie bruta, confluirán el Instituto Penitenciario Federal de Cuyo para varones, con 392 plazas; el Instituto Correccional de Cuyo para Mujeres, con 112, y el Instituto Abierto, con capacidad para 32 internos.

Plan maestro

Con estos progresos, el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía señaló que asciende a $9.012 millones la inversión ya que afronta nueve obras estratégicas. Estas son: Cárcel Federal, Almafuerte II, la Maternidad del Lagomaggiore, el nuevo centro de Trauma y Guardia del Hospital Central, ampliación del Schestakow, el Hospital Tagarelli y los tres edificios del Polo Judicial Penal.

Fuente: Mendovoz >> lea el artículo original