Con lengua de señas y asistidos por psicólogos, las víctimas del caso Provolo han ido relatando los abusos sexuales, maltratos y vejámenes que sufrieron a lo largo de los años en los que concurrieron al llamado “colegio del horror”.
Esos testimonios apuntan a los curas, las monjas y los administrativos como responsables de los tormentos a lo que eran sometidos los alumnos hipoacúsicos del instituto católico de Luján de Cuyo.
Ahora esos relatos están siendo presentados en el juicio que se desarrolla en Mendoza.

En la tercera semana, el tribunal penal 2 de Mendoza siguió escuchando y viendo las declaraciones de 8 víctimas cuyo testimonio quedó registrado bajo la modalidad de Cámara Gesell.
Fueron grabadas entre 2017 y 2018.
Las víctimas del Provolo tenían entre 5 y 16 años cuando aseguran que fueron abusados, ahora esos exalumnos tienen entre 17 y 28 años.

El cura Horacio Corbacho y el jardinero Armando Gómez, este jueves, en el juicio.
(Poder Judicial de Mendoza)

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

En las declaraciones transmitidas este jueves, se exhibió el testimonio un joven de 18 años, identificado con las iniciales E.L.V., quien señaló al cura Horacio Corbacho (59) como responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal cuando tenía 5 años.
“Los abusos sexuales denunciados ocurrieron dentro del colegio religioso”, dijo el abogado de las víctimas, Oscar Barrera.

Unos minutos después, comenzó la reproducción del segundo testimonio en Cámara Gesell.
“Fue la declaración del testigo de identidad reservada N°2, una joven de 26 años que fue estudiante del Instituto Provolo entre 2003 y 2008”, informó la Procuración mendocina.
La víctima apuntó contra el cura Nicola Corradi (83), a quien acusó de tocamientos (abuso sexual simple).
Además, señaló a las monjas del instituto, a quienes acusó de maltrato.
En particular, la testigo mencionó a la monja Kosaka Kumiko, quien será juzgada en el futuro en un juicio separado.

Mirá también
Mirá también

Caso Próvolo: el tribunal resolvió que el jardinero puede ser juzgado

En su relato, la joven recordó que una de las chicas se hacía cortes en la piel por los abusos que sufría y ella intentó impulsarla a que cuente lo que sufría en el establecimiento educativo para chicos hipoacúsicos.

Luego de observar los videos de los testimonios, el tribunal compuesto por los jueces Carlos Díaz, María Alejandra Ratto y Mauricio Juan dispuso un cuarto intermedio hasta este viernes a las 9, cuando se retomará el juicio con el resto de los testimonios en Cámara Gesell.
Son más de 30 horas de video las que serán analizadas en el juicio que tiene a los curas Corradi Corbacho (59), y al jardinero Armando Gómez (49) acusados.

El juicio del caso Provolo es el más importante contra miembros de la Iglesia Católica en Cuyo y la primera vez en 50 años de denuncias contra esta orden que surgió en Verona Italia.
La causa está dividida en tres expedientes.
En otros juicios que aún no tienen fecha de inicio, se juzgará a dos monjas, la regente del colegio, y personal administrativo y docente involucrados como partícipes necesarios o cómplices de de los abusos sexuales.

En total, la causa Provolo involucra a 14 imputados y 20 víctimas, que tenían entre 5 y 16 años al momento de sufrir los abusos sexuales.
Han pasado dos años y 9 meses desde que la investigación se inició en noviembre de 2016, por denuncia de un grupo de hipoacúsicos en la Legislatura mendocina.
Los tres acusados de esta primera causa podrían recibir una pena de hasta 50 años en prisión.

Mendoza.
Corresponsalía.

DD

Mirá también
Mirá también

Laberinto de apelaciones en el Caso Provolo: con recursos de la defensa de los acusados, dilatan el reclamo de justicia de los chicos sordos

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original