Después de 1.171 días, el camino de Gerardo Martino se vuelve a cruzar con el de la Selección Nacional.
El 26 de junio de 2016 dirigió su último partido con el buzo de DT albiceleste: la tercera de las finales perdidas, en Nueva Jersey ante Chile por la Copa América Centenario.
Y este martes a la noche, el Tata la enfrentará por primera vez desde su alejamiento, vestido de mexicano en San Antonio, Texas.

Del otro lado, ocupando el lugar que alguna vez le perteneció, estará Lionel Scaloni, un admirador suyo que está tratando de enderezar el rumbo futbolístico que naufraga justamente desde que Martino renunció, ofuscado por la desidia dirigencial de la AFA (en plena crisis institucional) y de los clubes.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El Tata fue el último de los entrenadores argentinos que supo darle una identidad al equipo nacional.
Dirigió 29 encuentros, con 19 triunfos, 7 empates y 3 derrotas.
Luego, todo fue incertidumbre.
Martino sabía que una renovación se imponía prontamente ya que se avecinaba el final de una camada fenomenal que llevó a la Argentina a una final del mundo.
“Desde mi punto de vista fue la camada más importante que ha dado el fútbol argentino”, opinó Martino, que quiso comenzar a darles espacio a nuevos valores en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y se topó con la negativa de varios clubes para ceder a sus jugadores.

Martino y Messi, en un entrenamiento del seleccionado argentino (Foto: Fernando De La Orden)

Del Tata a Scaloni pasaron dos técnicos en el medio y se cambió dos veces al presidente de la AFA (de Luis Segura a Armando Pérez -interventor- y de Pérez a Claudio Tapia).
La Argentina terminó entrando al Mundial de Rusia por una ventana que abrió Lionel Messi y se fue de la Copa en octavos con bastante pena y muy lejos de la gloria.
Nunca tuvo una idea clara y pasó del estilo conservador de Edgardo Bauza al ofensivo de Jorge Sampaoli, sin éxito en ambos casos.

Mirá también
Mirá también

Lionel Scaloni y Gerardo Martino: de los tiempos compartidos en Newell's a este enfrentamiento

“Veo cosas mucho más normales ahora.
Está César (Menotti) como mánager.
Hay un cuerpo técnico estable.
En juveniles hay un coordinador desde hace tiempo y se está trabajando muy bien.
Cada selección tiene a su entrenador.
Los equipos están algo más dispuestos a ceder a sus futbolistas...
No eran cosas tan alocadas las que se reclamaban antes: tener un compromiso con la Selección.
Antes no lo había
”, sentenció este martes Martino, que desde que se fue revolucionó la MLS con el Atlanta United y con México ganó la Copa Oro y acumula un invicto de 11 partidos (10 victorias y un empate).

“Argentina tiene el recambio que el técnico quiere hacer y que ustedes (por los periodistas) reclamaban hacía mucho tiempo.
Fue de menor a mayor y tiene chicos que están trabajando muy bien”, agregó el Tata.
Pero para llegar a esta realidad en la que, según lo que se pudo ver en la Copa América de Brasil, empieza a asomar la base de un equipo que juega a algo -ni más ni menos-, pasaron un centenar de apellidos (y contando) por la Selección.

Martino (arriba a la izquierda) y Scaloni (abajo a la derecha), en un equipo de Newell's en 1995.

Desde el adiós de Martino hasta hoy fueron 102 los jugadores utilizados, de los cuales 61 recibieron su primer llamado.
De estos, 51 llegaron a debutar con la camiseta de su país: 4 con Bauza, 20 con Sampaoli y 27 con Scaloni (de estos 27, dos ya habían sido citados anteriormente y tuvieron su bautismo recién en este ciclo).

No fue una tarea sencilla porque el contexto institucional no acompañó en nada; por el contrario, entorpeció todo de modo permanente.
Las selecciones juveniles estuvieron a la deriva hasta hace menos de un año y se llegó a rifar el proyecto en un casting vergonzoso con 40 carpetas presentadas sobre la mesa.

Mirá también
Mirá también

Lionel Scaloni dio explicaciones sobre la lista de convocados y elogió al Tata Martino

Scaloni lleva 16 partidos dirigidos, con 9 ganados, 3 igualados y 4 perdidos.
Esta será una prueba especial para él ya que se medirá con su ídolo.
“Fue una referencia y marcó una época para los que nacimos en Newell's”, lo elogió Lionel al Tata.
“Está trabajando con mucha tranquilidad y tiene el aval de los futbolistas.
Está en condiciones de hacer un excelente trabajo”, le devolvió la pared Martino.

Pasado y presente de la Selección, atravesados por Newell’s y por el deseo de volver a ver brillar a la celeste y blanca después de tanto caos.

Mirá también
Mirá también

Lautaro Martínez: “Me sorprendió el nivel que tuve en la Copa América”

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original