* El primer ministro de Gran Bretaña, Boris Johnson, está determinado a romper con la Unión Europea el 31 de octubre, aún si para esa fecha no se logra un acuerdo que convenza a los diputados británicos.
Para evitar que los legisladores bloqueen con una ley esa salida abrupta, la semana pasada Johnson ordenó cerrar el Parlamento durante cinco semanas desde este lunes, 9 de septiembre.
El inédito pedido tuvo el aval de la reina Isabel.

En una carrera contra el tiempo, los legisladores usaron los pocos días que restaban antes del cierre del Parlamento para elaborar una ley que obliga a Johnson a pedir una prórroga del Brexit por tres meses, hasta el 31 de enero, para tener tiempo para cerrar un acuerdo para la salida del bloque.
Esa ley fue aprobada por las dos cámaras, en un fuerte golpe para el primer ministro conservador.
Si Johnson ahora se niega a negociar con la UE, estaría violando la ley británica y deberá renunciar a su cargo.

Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

* Ante este callejón, Boris Johnson presentó el lunes una moción para llamar a elecciones generales anticipadas para el 15 de octubre, con la intención de obtener más apoyos como primer ministro.
Pero necesitaba dos tercios de los votos, y su pedido fue rechazado, como se preveía, en otro revés parlamentario.

* Frente a la deserción de diputados de su propio partido Conservador, Johnson accedió a la posibilidad de negociar con Bruselas.
El viernes aseguró que iría a la cumbre del Consejo de Europa el 17 y 18 de octubre y regresaría con un acuerdo.
Pero sigue firme en que el Brexit debe producirse el 31 de octubre.
“Antes, prefiero morir en una zanja”, ilustró el histriónico primer ministro la semana pasada.

* En un nuevo revés para Boris Johnson, la Justicia de Escocia declaró “ilegal” el cierre del Parlamento británico hasta el 14 de octubre.
El Tribunal de Apelación consideró que esa decisión del premier británico quebrantó la legalidad y estuvo motivada por 'el propósito inapropiado de obstaculizar el Parlamento'.
Esto fallo obligaría a reabrir las cámaras.
Pero Londres anunció que apelará ante el Tribunal Supremo, la máxima instancia judicial del Reino Unido, que atenderá este y otro caso similar el próximo martes, 17 de septiembre.

Mirá también
Mirá también

“Una sola Irlanda”: la propuesta que Boris Johnson llevaría a Bruselas en busca de un acuerdo para el Brexit

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original