La marcha convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) recorrió varias calles del Centro Histórico de Quito sin que se produjeran incidentes con las fuerzas de seguridad que habían acordonado la zona. En su paso quedó claro que decidieron tomar distancia con la convocatoria de los sindicatos y de los estudiantes, que se concentraron en otro sector de la ciudad.

La marcha denominada 'pacífica' por la propia organización avanzó por las avenidas que llevan al Casco Histórico, en donde se encuentra el Palacio de Carondelet, sede del gobierno y el Congreso. Los miles de indígenas decidieron no unirse a la movilización de los trabajadores y avanzaron hacia el Centro Histórico. La Policía no impidió el paso de los indígenas durante la marcha y pasado el mediodía llegaron a la Plaza de Santo Domingo.

Newsletters Clarín

Uno por uno, los Especiales Clarín de la semana | Producciones periodísticas de calidad sobre temas sorprendentes y de amplio interés social.

Todos los sábados

Recibir newsletter

Los asistentes gritaban consignas en las que pedían que se derogue el Decreto 883, que establece la eliminación de los subsidios a las gasolinas ecopaís, extra, y el diésel y que provocó un aumento de hasta el 123% en el precio de la nafta de mayor consumo en el país.

Mirá también
Mirá también

Qué es la poderosa Confederación de Entidades indígenas de Ecuador que tiene en jaque al presidente

En medio de la marcha, el vice presidente de Ecuador, Otto Sonnenholzner, anunció que, gracias a la mediación de Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal, se llegó a un primer acuerdo con los indígenas para que la marcha por Quito sea 'pacífica'. Y paralelamente reiteró la oferta de diálogo a todos los sectores sociales para decidir qué se hace con los recursos que ahorrará el Estado con la eliminación del subsidio al combustible.

Según trascendió en medios ecuatorianos, el gobierno de presidente Lenín Moreno ya habría iniciado contactos el martes por la noche con la Conaei y otras organizaciones sociales para buscar descomprimir la situación luego del paro y de las marchas de este miércoles. Ese habría sido el motivo por el cual el jefe de Estado dejó Guayaquil, a donde había trasladado el gobierno, para regresar a la capital del país.

Sonnenholzner informó que la mediación de la ONU y la Iglesia Católica dio sus primeros frutos con el acuerdo del Ejecutivo y las organizaciones indígenas para pactar la ruta de la marcha capitalina y que sea 'pacífica'.

Los indígenas exigen la derogación del decreto ejecutivo por el que el presidente Moreno eliminó los subsidios o ayudas estatales, que desde hace décadas ha permitido abaratar el precio de las gasolinas.

El 'número dos' del Gobierno de Moreno indicó que 'marchar en paz' era el requisito indispensable para 'poder conversar en paz' más adelante, si bien ha llamado la atención sobre el hecho de que el diálogo con las organizaciones indígenas es 'difícil', porque 'la representación no es única'. Con todo, reiteró la disposición de las autoridades a cerrar acuerdos.

Quienes sí protagonizaron incidentes en el centro de Quito fueron grupos de trabajadores y estudiantes universitarios, que se enfrentaron con la Policía durante una jornada de protesta convocada por los sindicatos para acompañar al 'levantamiento' indígena contra el llamado 'paquetazo' de medidas económicas aplicadas por el gobierno.

Cerca de 800 personas han sido detenidas en Ecuador desde el pasado jueves cuando estallaron las protestas. Según el Ministerio de Gobierno, la mayor cantidad de los 766 detenidos se registran en la ciudad costera de Guayaquil (177), seguido por la de Quito (163).

La multitud, que recorrió varias calles del centro de Quito, se congregó en las inmediaciones de la Plaza del Teatro, en el casco colonial de la ciudad, unas cinco cuadras de distancia del Palacio de Gobierno, que lucía fuertemente custodiado por las fuerzas del orden.

Decenas de personas entre manifestantes y transeúntes corren durante enfrentamientos con la policía este miércoles, en el centro de Quito (Ecuador). EFE

Los manifestantes, con piedras y palos, trataron de romper el impresionante cerco policial que protege la Plaza de la Independencia, donde se encuentra el Palacio de Carondelet.

Pancartas y banderas de organizaciones como el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), de la Juventud Revolucionaria del Ecuador (JRE) y del Partido Comunista Marxista Leninista (Pcmle) desfilaron por ese sector, donde se produjeron los enfrentamientos con policías que, por su parte, usaron gran cantidad de gas lacrimógeno y arremetieron con carros que lanzaban chorros de agua y otro tipo de vehículos blindados.

Jóvenes encapuchados encararon a los gendarmes en varias calles, mientras otros trabajadores quemaron palos y neumáticos en esquinas para interrumpir el escaso tránsito de vehículos.

EFE

Por momentos, los manifestantes lograron retirar las vallas metálicas de seguridad que les impedía el paso hacia el Palacio de Gobierno, aunque de apoco recuperaban el control de la situación.

El forcejeo se produjo mientras la televisión local informaba de la llegada del presidente del país a Quito desde Guayaquil, donde había trasladado provisionalmente al Ejecutivo.

Mirá también
Mirá también

Ecuador suspende el transporte de petróleo por su principal oleoducto por las protestas

Los sindicatos también exigen el retiro de unas reformas laborales y tributarias que el Gobierno envió a la Asamblea Nacional (Parlamento) para su aprobación y que los trabajadores consideran lesivas a sus intereses.

El presidente Moreno dejó en claro que no dará marcha atrás en la aplicación de las medidas, debido a que estas son parte del acuerdo crediticio que suscribió en marzo pasado con el Fondo Monetario Internacional.

PB

Fuente: EFE, AFP y Clarín

Fuente: Diario Clarín >> lea el artículo original