Torre Reforma de Ciudad de México y Torre Costanera de Santiago de Chile son los únicos dos edificios de Latinoamérica en la lista de ‘Los 50 rascacielos más influyentes del mundo en los últimos 50 años’.

El reconocimiento a los 50 edificios de todo el mundo lo otorga el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH), organismo internacional especializado en edificaciones altas y diseño urbano.

Hoy se dio a conocer que Torre Reforma, de 246 metros de altura y del arquitecto mexicano Benjamín Romano, fue el único edificio mexicano y uno de los dos latinoamericanos en ser parte de este listado.
Comparte ranking con proyectos de países como Chile, Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Alemania, Emiratos Árabes Unidos, China, Malasia y Singapur, por mencionar a algunos.

LOS RASCACIELOS QUE ESTÁN MARCANDO UN DESARROLLO URBANO 

Los 50 edificios altos más influyentes de los últimos 50 años fueron seleccionados por tras un proceso de proceso de convocatoria abierta y un jurado internacional integrado por expertos en edificaciones de gran altura.
Los criterios que se tomaron en cuenta fueron iconicidad, conciencia ambiental e innovación estructural.

CTBUH detalló que esta lista representa la importancia de los rascacielos en el desarrollo urbano de la humanidad, pues los edificios altos acumulan una historia de más de 130 años que entró en una fase de crecimiento e innovación hacia 1960, un hecho que marcó la fundación del organismo en 1969.

Aquí puedes ver la lista completa de los edificios que fueron reconocidos por CTBUH.

TORRE REFORMA

El diseño estructural del edificio responde a tres aspectos: las exigencias de seguridad en una ciudad con actividad sísmica, al rescate de la casona neogótica de 1929 sobre la cual cuelga literalmente el edificio y al reto de cumplir al 100% de la normatividad vigente.

Torre Reforma es un proyecto de uso mixto ubicado en el Paseo de la Reforma.
Con 246 metros de altura, es actualmente el edificio más alto de la Ciudad de México.

Es el único edificio en México con el distintivo LEED Platino.
Una adecuada planeación de los flujos en el edificio – de personas, vehículos, cargas, agua, electricidad, voz y datos, entre otros – permitieron lograr una reducción del 25,4% en el consumo de energía, cero drenajes hacia la ciudad, una considerable reducción del 30% en el consumo de agua potable y un reducido presupuesto para la construcción del edificio

El uso de 85% de materiales mexicanos, redujo la huella de carbono que se genera al transportar materiales desde lugares apartados al sitio de la construcción.

Benjamín Romano retomó la influencia de la arquitectura prehispánica y colonial mexicana en las sólidas fachadas estructurales y arquitectónicas de concreto expuesto, donde la tectónica sirve también como un elemento para afrontar la histórica sismicidad de la Ciudad de México.

Torre Reforma ya había recibido la Medalla de Oro en la Bienal de Arquitectura 2018; la distinción como El Mejor Rascacielos del mundo, por parte del International Highrise Award 2018 y ahora como uno de Los 50 rascacielos más influyentes del mundo en los últimos 50 años.

Fuente: Fortune >> lea el artículo original