Para Los Ángeles Lakers no hay referente más importante en su historia que Kobe Bryant. Por eso no llama la atención el impresionante despliegue que el club hizo para el primer partido que jugaron luego de la muerte del astro en un accidente aéreo. Ante los Portland Blazers, cada fanático encontró en su butaca una camiseta de Bryant, con los números 8 o 24, que usó “Black Mamba” en su paso por el equipo angelino del que se retiró en 2016.

Fuente: La Gaceta Salta >> lea el artículo original