La empresa madrileña 'Casual Robots' es pionera en robótica en nuestro país, y en aeropuertos, cafeterías o convenciones se pueden ver muchos de sus robots.

El prototipo más demandado es el humanoide y tienen un sinfín de funciones, entre ellas, reconocer caras y emociones.
'Le puedo programar para que si detecta que está triste le ponga un chiste o una foto', explica uno de los expertos.

Se utilizan sobre todo para personas mayores que están solas, ya que puede avisar a un familiar o a la Policía si alguien entra en casa y ve que no es un conocido.
Pero también incluye el entretenimiento, en concreto el robot Nao, que se utiliza para terapias de niños con autismo.
En Japón uno de sus modelos hizo las funciones de recepcionista de hotel.

Un grupo de trabajadores ha sido el que ha llevado a esta empresa a ser la que más robots tiene en Europa.
'Es robótica de servicio que está hecha para la sociedad, para las personas', asegura un miembro de la empresa.
Recomiendan usarlo con responsabilidad y como herramienta para que nos haga la vida un poco más fácil.